lunes, 3 de marzo de 2008

La vida de un opositor

En qué consiste la vida de un opositor? Para los que ya lo sabéis que os voy a contar yo! pero para los ingenuos que no tienen ni idea de lo que es este horrible y extenuante mundo os lo explicaré.
Existen dos tipos de opositores:
1- Aquel que aún vive con sus padres y no trabaja, dedicando todo su tiempo a los estudios...lo siento chicos, pero esto no tiene merito alguno, puesto que todo el tiempo de vuestros días es para estudiar y no tenéis que hacer equilibrios de ningún tipo.
2- Los pringaos como yo, independizados, viviendo solos, con un trabajo y mil ocupaciones.
Pues bien os voy hablar de la patética vida que llevamos gente como yo.
Nuestra vida consiste en hacer equilibrios continuamente para poder trabajar, estudiar, ir a la academia, cuidar a tu perro, hacer la compra, la comida (para no morir de inanición, pues he descubierto que cenar cereales los siete días de la semana, acaba matándote de hambre)poner la lavadora, (porque no puedes quedarte sin ropa interior y tener que ir a los chinos a comprar bragas de emergencia) tender la colada, apilarla en montones y montones en lo que yo llamo la habitación del pánico, limpiar tu casa (para que la mierda no te reivindique su derecho al metro cuadrado, o para que un día cuando llegues no te encuentres con la puerta bloqueada por las conocidas ocupas pelusas, y sobre todo para que cuando llegues extenuada del curro tu casa no te reciba con ese rico olor a putrefacción) y cumplir con todos los líos en los que una se mete, como los scouts, juventudes...ah! y claro si encima tienes pareja...flipas ya en colores, explicarle a un ser que durante un año de tu vida aunque vivas al lado no os veréis porque, tras todo el listado, descubres que tu pareja es prescindible y creemos que tiene capacidad de raciocinio (de la cual carece todo lo citado hasta ahora)para entender que le quieres mucho pero o al día le ponen 72h o tu definitivamente ingresas en el psiquiátrico más cercano por enajenación mental definitiva.
Claro esto nunca lo entienden...riesgo...ves olvidándote de que tienes pareja...jajajajaja.
También es impresionante ver como tu tiempo de ocio, distracción o simplemente descanso deja de existir e incluso corres el riesgo de olvidar como hay que divertirse...Las cañas desaparecen, los pinchos y salidas con amigos desaparecen, las relaciones sociales más allá de tu curro y tu bloque de vecinos (con los que coincides en el ascensor y hablas del tiempo) desaparecen...incluso algunos llaman preguntando si es que estas enferma e ingresada en el hospital. Los viajes con tus amigos a los que solo ves una vez al año desaparecen y tus nuevas amistades también desaparecen, porque tu dejas de dar señales de vida y dejas de participar en todas esas cosas que ellos hacen...
Tras esta mierda de vida llega el examen...y tienes una elevada posibilidad de SUSPENDER, si de suspender!! porque cuando lees la retahíla de preguntas empiezas a plantearte que coño has estado haciendo, porque la mayoría te suenan a chino...me habré equivocado de temario? Estaré en el aula que no es?
Si los resultados son buenos nos decimos a nosotros mismos que ha merecido la pena, pero si los resultados son malos, somos tan penosos que nos volvemos a dar con la misma piedra, no aprendemos y nos volvemos a preparar unas nuevas oposiciones...para que?

Acaso vamos a vivir 100 años? O siempre tendremos 28? Tanto merece la pena no tener una vida propia? Tan bueno es trabajar para la administración publica? Tanto nos compensa lo sufrido?...
Cuando termine el 2008 si no soy funcionaria os diré que es lo que merece la pena en esta vida, para eso os cito el 31-12-2008 en este mismo sitio...hasta entonces...debe de ser que me va la marcha y seguiré sumergida en la triste e inexistente vida del opositor.

5 comentarios:

CTP dijo...

Por esa fase que describes, creeme que hemos pasado todos. A lo mejor un poco menos estresante que como la cuentas, pero estresante en definitiva. Ahora, te lo juro, merece la pena trabajar en la Administración Pública. Si no que me pregunten a mí por mis turnos y por la libertad de meterte en bastantes líos laborales o amateur, sabiendo que al final del lío, siempre te puedes reincorporar a tu puesto.
Se puede cambiar, claro, por ser rico, pero de los que viven de las rentas o estar jubilado, pero poco más. Un beso

Kurtz dijo...

Creo que yo soy del primer tipo de opositor, pero voy camino de pertenecer al segundo tipo. Ya te pediré consejo.
Jejeje.
Besos.

marta dijo...

laurita wapa, eres the beeest!!!kiiiisss

. dijo...

Parece que tu no te enteras chica bloggera:
lo que tu llamas el segundo tipo de opositor NO EXISTE. Esos sois gente que HACE COMO QUE OPOSITA,QUE SE METE EN LIOS BOBOS PARA NO PERDER VIDA SOCIAL ( SCOUTS,BARES Y MAS BARES,...) Y SE OS PUEDEN PASAR ASI LOS SIGLOS Y NO APROBAIS NI UNA INTERINIDAD YA QUE OS INSCRIBÍS EN UNA ACADEMIA Y NO SOIS CAPACES DE PRESENTAROS A UNA COMUNIDAD AUTÓNOMA DIFERENTE A LA QUE VIVÍS PORQUE PARECE QUE OS PENSAIS QUE EN LA ACADEMIA OS LO VAN A DAR TODO ESTUDIADO. Y UN COJÓN ! NO VALE CON QUE LA COLEGA O LA QUE SE SIENTA AL LADO OS PASE LOS APUNTES POR NO IR A LA ACADEMIA TODO LO QUE DEBERÍAIS.

LAURA dijo...

Querido niño o niña, debido a tu gran desinformación, me veo en la obligación de contestar a tu comentario.
Esto solo era un guiño a la vida del opositor, lastima que te lo hayas tomado tan en serio.
Como profesional te recomiendo un poco de aire limpio y cafinitrina siempre en bolsillo y sobre todo aprender a disfrutar de la vida.
PD: yo tengo un puesto de trabajo como estatutaria desde hace mucho tiempo...fíjate se rompe tu mito
Un saludo y un besazo lleno de suerte para tu camino opositor